sábado, 1 de septiembre de 2012

La historia de como casi curé una ruptura de corazón (II)

This is what you get
when you mess with us
Radiohead - Karma Police

Para aquel entonces no tenía ni idea que mis proveedores de Universo y Karma estaban a punto de llegarme con una gorda factura vencida con intereses, cargos ocultos y dos gorilas matones dispuestos a seguir torturando mi cursi e idiota alma, como si les pagaran por eso. Como si fuera su trabajo o no tuvieran nada mejor que hacer.

Todo es parte del mismo Sistema, un Sistema donde mis pocas experiencias, el deseo de vivir una vida detrás de una pantalla como mis héroes de la televisión americana y la sobreprotección de mis papás me han hecho el manojo de incoherencias desastrosas que creo o puedo llegar a ser. 

Aquí es donde empecé a odiar al Universo y su maldito monopolio, vendiéndome lo que quiera o pueda, bajo sus términos y condiciones, en formas y horarios totalmente absurdos, pero bueno... compré como borrego que compra fé cada domingo. 

Pagué con todos mis deseos, tragos, cigarros y pensamientos para superar esta estúpida ruptura de corazón, esto fue lo que me dio a cambio: un empleo nuevo después de estar felizmente desempleado por 3 meses y un virus. No cualquier virus, no un virus de computadora, un virus de esos que mientras ardés en fiebre, la única parte de cuerpo que no siente que se quemará es la que está pegada al inodoro, puro idiota.

Era como si mi organismo estuviera jugando Twister, lotería o algún juego de azar que me ordenara que debía hacer; si agarrar la cubeta para simular el efecto del exceso de alcohol, sentarme sobre el trono a esperar que desembocara el Río Las Vacas, quedarme dormido hasta tener horribles sueños inspirados en la fiebre o sustituir los piquetazos de corazón por verdadero dolor físico dentro de mi estómago.