lunes, 13 de abril de 2015

Nunca te des por vencido



"La lluvia derramada...
un poco de miel, no basta

El eclipse no fue parcial
y cegó nuestras miradas.
Te vi que llorabas por él

[...]
Un sorbo de distracción
buscando descifrarnos,
no hay nada mejor que casa"
Soda Stéreo — Té Para Tres


¡Mano, al fin lo hice! ¡Al fin lo hice! — me decía mientras me zangoloteaba del hombro para que me despertara.— Despertate, cerote, despertate

Hace shoooombre — gritaron los otros 7 de la habitación que aún dormían con calzonetas y latas vacías de cerveza —

¿Qué pasó? — le pregunté con voz ronca de recién despertado
— ¡Al fin lo hice!
— ¿Hiciste qué?
— ¡Me la di!
— ¿Qué?
— Me la chimé pues...
[me restregué la cara]
— Vení, salgamos mejor así me contás bien porque no te entiendo nada.

Salí del cuarto. No tenía idea que horas eran pues las oscuras sábanas de animalitos cubrían estratégicamente las pocas entradas de luz y no habían relojes a la deriva como para saber cuántas horas llevaba durmiendo. Por el ardor de mis ojos hinchados supuse que no habrían pasado más de 4 horas en ese catre polvoriento. 

El sol costeño de la mañana me castigó mis ojos nomás abrí la puerta y sentí como el calor me aplastaba. Necesitaba agua más que nada en ese momento.

— Pues si, no pues que la ibas a dejar en paz y que mejor buscabas otros culitos y no sé que más putas que me dijiste ayer.
— No sé... Estaba a verga de plano. Tal vez sigo bolo, pero, ¡pela mano! Te lo juro, estoy tan feliz que podría llorar. Tenías razón, uno tiene que luchar por lo que uno quiere.
[estaba escéptico... Y un poco celoso, pues fue mi crush algún momento]
— Y contame. ¿cómo fue, qué hiciste o qué le dijiste?
— Ah, mano, ahí te cuento otro día. Mejor echate un trago conmigo para celebrar.
— No, quiero seguir durmiendo.
— Hueco sos... Pero sin paja mano, estoy tan feliz que podría llorar, así SIN PAJAS.

Supongo que ella también estaba feliz, porque lloraba a la orilla de la piscina y tomaba directamente de la botella.