miércoles, 29 de agosto de 2012

La historia de como casi curé una ruptura de corazón (I)



A todos nos toca alguna vez 
recojer el pedazo de un corazon que llora. 
A todos nos toca alguna vez 
vivir el mañana lo que sufres ahora. 
Señor Loop - Insensato

He visto como otros blogueros publican poemas de quinimil líneas expresando, más bien, desahogando el dolor que invlolucra una rutpura de corazón. O por lo bien que se sentían con la otra persona o por lo mal que se sienten cuando llega al final. Yo no lo voy a hacer, porque encontré una mejor forma de como casi curar un corazón roto. Sí, es cursi hasta la verga, pero ¿qué puedo hacer?

No voy a contar mi gran vergueo emocional, ni como fue la primera vez que sentí como un cuchillo bien afilado separaba lo que asumo es mi corazón, en 2 pedazos, ni como fue esta vez, sólo que estaba experimentando casi lo mismo, con la excepción ahora la relación que tuve fue una de esas "relaciones abiertas" donde el que llega a tener la más mínima impresión de enamoramiento, pierde, y por lo visto yo perdí. Por si fuera poco, viví un friendzonamiento  a la inversa, en donde primero tuve 'algo' (o todo) con mi crush y un día, después de tirarme corte por más de un mes me whatsappea diciendo que la vibra entre nosotros es de amigos. FUCK YOU. 

Desde el principio sabía que teníamos una fecha de vencimiento, solo esperaba que durara un poco más. 
Lo único que deseaba después de eso, era remendar la herida. El plan involucraba mucho alcohol, faltar a clases y  trabajar a los remplazos, sin embargo, una solución mucho más efectiva me encontró a mí.

Después de 5 litros, 2 taconudas y 2 shots de tequila en 2 días, sentía que las cosas iban mejorando. Parecía aún mejor, cuando recibí una invitación a ir a ver que pasaba en el asiento de atrás de mi carro. Estaba a punto de ir, cuando el scumbag de mi estómago, empezó a burbujear y hacer ruidos. Aquí empieza la historia.