lunes, 3 de diciembre de 2012

¡NO PANIQUIÉS!

Desde que la televisión me crió y el Internet se convirtió en mi confidente, suelo mentir patológicamente para verme cool... O no verme tan hecho verga, pero esta historia es real.

Habrá sido un día ordinario un poco antes que el reloj marcara las 17:00 horas porque bajé la Villa Locos bastante rápido.
Hablaba con mi bro chingaderas sobre formas rápidas de conseguir dinero y sin tardar mucho, llegamos al sexo o las drogas. Irónicamente el rock and roll, solo da problemas y hambre.

- Ah, ¿te acordás de aquel cerote que vive en la colo del Richi, que iba en un L200?
- Am... ¿Quién? No me acuerdo
- Aquel pisado que saludamos en aquel restaurante culero en El Maestro —(El Maestro Villa Nueva, una urbanización de camioneros con calles de terracería y poca iluminación)—
- Ah, sí, ¿Qué pasa con él?
- No nada... Que aquel ahorita anda en el tambo
- Puta ¿Y así queres que nos metamos a hacer bisnes?
- No seas mula pues. Es que te voy a contar: aquel antes andaba bien pisado, tal vez hasta más pisado que yo. La cuestión es que se desapareció un buen rato y cuando lo volvimos a ver, el cerote ya cargaba varas, carro nuevo y la gran puta. Va. Yo con el Tulio le dijimos que nos jalara cuando saliera carga y nos dijo que taba bueno, que cuando saliera algo, nos iba a llamar y así quedó vaa vos. La mierda es que al cerote lo metieron al tambo por mula, pero así, por imbecil. Por eso te digo que si vas a hacer las mierdas, no tenes que paniquear. Al cerote lo que le pasó que le salió un bisnes en Santa Rosa, tenía que ir a traer algo así como... 40,000 dólares, solo recogerlos, regresar, dejarlos y ese era todo el chance vaa vos. La mierda es que iba en la carretera y atrás de él iba una patrulla, pero ponele la jura iba como el carro que viene atrás de nosotros. Va, el cerote, paniqueó y creyó que lo estaban siguiendo y dijo «ni mierda» y aceleró, pero la patrulla, no sabía ni verga y va, la dejó atrás. Más adelantito estaban arreglando la carretera y lo alcanzó la patrulla. El cerote, paniquó grueso y salió tirando mierda, le peló la verga y se fue hecho verga, va, pero oí esta cagada. Vino y dijo «ah, no, aquí la tira ya me pisó» entonces agarró la bolsa y la tiró a un terreno vacio; al monte, según él que nadie lo iba a ver y que iba a regresar mas tarde y llevárselo tranquilo. La cagada estuvo en que unos pisados, algo así como de esos que arreglan la calle de Caminos llamaron a la policía y los mulas, en vez de quedarse con el dinero... Bueno, no, de plano se ahuevaron porque pensaron que era dinero de narco, la cosa es que llamaron a la policía y les dijeron «mire, un pick-up acaba de pasar tirando un maletin lleno de dinero» y cabal le llegó la señal a la patrulla y lo paró. Al final no sé como fue la mierda, pero se lo llevaron al tambo. Los jefes lo quieren sacar pero no pueden llegar sólo así a sacarlos...

Lección: !NO PANIQUIÉS!