miércoles, 24 de abril de 2013

Jamsha El Putipuerko Vs. Cultura Profética

Puelto Lico ha sido referente musical para América Latina y la comunidad latina viviendo en Estados Unidos desde le época de las yales de grandes nalgas que tanto le gustaban al General, quien curiosamente es de Panamá y no de Puerto Rico.

La raíz de esta confrontación está centrada en el reggae. Para empezar, hay que saber que el reggae en español fue adoptado y adaptado por las calurosas culturas caribeñas. En Guatemala, tanto el reggaetón como el reggae van y vienen en olas con forma de moda. Algunas personas hacen de estas modas una forma de vida. Ahí vemos el montón de quinceañeros con ropa de Bulock's tratando de ser unos Jowell y Randy junto Ñejo (feat. Dalmata) con lentes tamaño media-cara comprados en el 9.99. Por otro lado, vemos los pro-marihuanos de clase media, sin trabajo, enamorados de la vida, tratando de llevar la vida rastafariana mientras fuman a escondidas de sus padres. Es un secreto a voces.

Cuando escuché a Cultura Profética por primera vez, el movimiento "reggae" estaba en lo mejor. Fue un año antes que Zona Ganjah y Cultura Profética se presentaran en vivo en esta hermosa ciudad. La primera canción que escuché fue M.O.T.A; sentía como mi cerebro se derretía cada vez que sonaba el sintentizador de la intro. Fui conociendo más y más de su música hasta perderles la pista por voluntad propia cuando su disco La Dulzura se volvió bastante popular, lolipop, porcorn. —álbum hecho para tener relaciones sexuales apasionadamente—.

Mi  historia con Jamsha el Putipuerko es más extensa e intensa. Fue la última noche en Hawai, Monterrico cuando después de 3 días de reggaetón, amor y cerveza barata fue que pude de experimentar mi primer concierto de 12 horas, mi primer accidente serio-no-mortal, presenciar un accidente fatal, dirigir el tráfico de la calle principal (en estado de ebriedad), ser sobijiead y acosado por una "loca de pueblo", comer mi primer caldo de mariscos y tener un encuentro cercano de primer tipo con una linda señorita pasada de coca quien orinó el asiento trasero del carro.

Habrá sido entre las 2 y las 4 de la mañana frente a la playa, entre latas de Gallo y de Bhrava cuando les enseñaba a mis amigos Villa Novanos como cantaba las últimas canciones que había escuchado en el Puerto: "te pintaron pajaritos en el aire... Te pintaron pajaritos en el aire... Te pintaron pajaritos en el aire"

[ -jajaja Sho Speedy, ya estás a verga. Fumate esta mierda mejor
- Ey, ey, ey... Yo no fumo porque... Aunque no tenga novia, ya sabés quien se enoja
- jajajaja vivo, por lo menos cantá otra
- ¡VA! ¡VA! ¡VA! EL INTERNET, EL INTERNET EL INTERNET EL INTERNET. EL INTERNET EL INTERNET EL INTERNET EL INTERNET
- jajaja ¿Qué es esa mierda? Escuchá estas rimas
ella tiene jevo, pero quiere huevo. Ella a mi me llama y se cree que no me atrevo]

En ese momento me pareció muy muco. La cafrería épica. El bellaqueo, el club de cochofles, verlas esnuitas, estar en 4 enseñando la rendija, querer güevo, condoes rotos con prostitutas, reventar chinchines y otras expresiones sexualmente cafres, me calaron hasta un mes después cuando vi los videos de Jamsha el Putipuerko. Jamsha, es un artista. No es un músico, es un actor y un comerciante. Con un poco de ingenio y humor y MUY BAJO presupuesto -pero de alta producción- logró hacer rimas que lo llevaron hasta Italia.

Si los tuviera que poner a competir, le diera totalmente mi voto a Jamsha el Putipuerko. ¿Por qué? Simple. Mientras que Cultura Profética se pasa criticando, lo "no real", al imperio Yankee, a la música comercial y todo aquello que está mal, lo único que hacen es qujarse en verso. Ellos SON lo que critican. Componen en equipos de sonido sofisticado, venden discos a precios de mercado, hacen giras y no son gratis precisamente. Por otro lado, Jamsha el Putipuerko, admite abiertamente que su música es una parodia. Según una entrevista, él no fuma, no toma ni consume ningún tipo de drogas. No sé si podría decir lo mismo de los integrantes de Cultura Profética.

Cultura Profética ya no es música revolucionara para algunos cuantos revoltosos. Cultura Profética es reggae para la masa latinoamericana que repentinamente encontró su lado rastafari-espiritual. Jamsha el Putipuerko es un maldito cafre que lo único que quiere es salir a chingar y tener sexo. Yo quiero lo mismo.