viernes, 13 de febrero de 2009

De Casualidades y Retrovisores Va La Cosa

Hubo hoy como x/0 veces todos los días un incidente en el tráfico (el gran tráfico de viernes pre-fecha especial para el consumismo) en el que iba yo, tranquilamente oyendo mi 'progre' como siempre, quejándome, prendiendo y apagando el estpúpido aire acondicionado -que me gasta mi gasolina más de lo normal, poniendo y quitando los pidevillas etc... Algo normal

La cosa en sí, de esta chafa-historia verdad, es que iba yo ahi por los museos cuando casi me hacen sangüche, yo obviamente bociné para que me viera el Aveo que iba al lado que, yo estaba pasando, toparon los retrovisores *ah, mier*a* -pensé yo *ayer en el CUM y hoy otra vez, bueno pela, ni modo que le puedo hacer ahora* -eso también lo pensé.

Seguí avanzado tranquilamente, compuse mi espejo cuando pude y listo, nítido. Al ratito el Aveo cara de paloma (por fin pude usar esa expresión) se me pone al lado, yo como iba distraido ni le puse atención, hasta que me di cuenta. Por mula bajé la ventana y me dijo que le había pasado rayando el carro... cosa que no fue así porque el rayón estaba en la puerta de atrás... en fin, nos paramos, llamé a mis viejos, que luego me dijeron TODO lo que había hecho mal -como siempre y me puse a discutir con el señor. Yo obviamente estaba como las diezmilput*s.

Ahora, aquí viene lo curioso: En la mañana salí tarde y cabal vi a un amigo de ingeniería que iba en un Civic con un su cuate, nos saludamos y todo y hasta 'bromeamos' de hacer un puyón/pique/carrerita como quieran decirle y casualmente ese cuate pasó por ahi y me ayudó a pagarle los 50 quetzales que queria el señor (yo me había quedado sin dinero por ir a comprar el regalo del 14 -otra historia de las malas)

A que no se esperabana una historia tan mala pero NI MODO, QUÉ LE VAMOS A HACER?

Ah por cierto, a mi carro no le pasó nada y una vez más perdón por la mala historia