martes, 20 de marzo de 2012

Dale "play"

With my feet upon the ground,
I lose myself between the sounds and open wide to suck it in. 
I feel it move across my skin. 
I'm reaching up and reaching out. 
I'm reaching for the random or whatever will bewilder me
Tool - Lateralus

De esos días en que la cabeza se rehúsa echar a patadas alguna canción que escuchaste por ahí hasta que le des play al menos un par de veces para poder tararear el coro o el estribillo que tanto rebota desde el cerebro hasta los dedos de la mano o el pie y así poder seguir inmerso en una existencia cotidiana.

La canción atascada en tu cabeza como el último día de un reo que brinca ansiosamente por toda su celda, esperando ser liberado por el guardia, al presionar el trianguilito hacia la derecha que da inicio a la libertad (la canción). 
No es que el reo no conozca la libertad, simplemente, ansía con todo su ser tenerla otra vez y respirar aliviado.

Tener un gusto musical amplio no es un don, es un privilegio. Quizás porque la música es una de las máximas expresiones simultáneas de imaginación y libertad contenidas en una atmósfera de sentimiento que el ser humano, incluyéndome, jamás pueda llegar a conocer o comprender por completo. 

La música es una galaxia infinita de posibilidades y situaciones que reflejan el sentimiento colectivo e individual de una humanidad feliz, incoherente, depresiva, cambiante, disonante, real,  poderosa, decadente, emocionada, neutral, optimista, creyente, errante y demás adjetivos descriptivos que encajen en esta realidad.

Dale play para poder seguir navegando entre los sintetizadores del dubstep, para seguir aplaudiendo al ritmo de las maracas cumbieras, para destruir todo con las poderosos riffs distorsionadas del rock o simplemente dale play para aplastarte bajo las nubes mientras los pensamientos brotan y vuelan con la florida música piscodélica. 
Escuchá esa canción que te invita a tomar hasta olvidar algún viejo amor, o escuchá aquella otra que te haga levantarte de tu silla y ponerte a bailar. Siempre haya una canción que nos acuerda que andamos enamorados o puede ser simplemente una canción que represente cierta parte de nuestra vida. Escuchá esa canción para recordar buenos tiempos pasados.

Dake play y escuchá aquellas que te recuerden que aún somos humanos, de lo contrario, sólo tendríamos un arsenal de sonidos y pensamientos sin sentido o sentimiento.