sábado, 17 de marzo de 2012

Grandes proyectos, pocas palabras

[Facebook]
"Vamos mucha solo 10 pesos para la colecta!!!!!!! no es limosna es para ayudar a los q mas lo necesitan !!!!!techeros!!!!!"

[2 semanas después]
Regresar a tu antigua oficina es como ver a tu ex-novia después de mucho tiempo y darte cuenta que no la extrañabas porque te gustara sino por todas las memorias junto a ella. Estar desempleado es como terminar con esa novia para tener TODO el tiempo del Universo y desperdiciarlo como uno más lo desee: dormir hasta las 4 am y levantarse a las 2, cubas viendo The Office, descubrir qué carros emblemáticos han aparecido en películas importantes, hacer tareas y estudiar para parciales.

Al fin volví a adquirir ese aspecto desaliñado, pálido y delgado mal-nutrido que tenía a finales del 2010. El mismo look con el que algunos me tachaban de junkie y otros más halagadores me encasillaban como rocker. No me molesta, pero me incomoda estar con ese aspecto en mi antiguo trabajo mientras todos lucen impecables para combatir las terribles maldades del Capitalimso y la vida moderna mientras exponen un Power Point a través de una Dell proyectada con una Epson montada sobre una mesa de plástico. 

En una escala de 1 a 10, sentí un 11 de incomodidad y un 8 de misantropía cuando tuvimos que presentarnos. Muchas personas de la oficina me conocían y yo me acordaba haber visto a algunos cuantos.  Aún así, fue incómodo y odioso tener que escuchar a todas y todos cuál era su labor dentro de la oficina. Es preciso que se aplauda el talento humano, pero creo no es necesario dar un micro discurso para sobresalir ante los demás diciendo hasta cuántas páginas han estudiado.

"Me llamo Miltón Echeverría, soy de Recursos Hidroeléctricos, egresado de la tricentenaria Alma Máter, con una licenciatura en Derecho, varios diplomados sobre Desarrollo Rural y una maestría en Prevención de Riesgos y Derechos Humanos en Catástrofes Naturales impartido por el INEBUJ, además hemos colaborado con las comunidades de Santa Romelia Pastores en Chiquimulilla y déjenme decirles, que lo que se ve en esas aldeas, caseríos... Impacta. El empoderamiento que esas personas reciben por medio de..."

PUAJ. No podía sentirme más asqueado en ese momento. Suerte para mi que era el último en la mesa. Fue una exquisitez auditiva escuchar lo grandiosos que eran sus títulos y sus experiencias. Sabía que el tipo que citó a algún científico o filósofo y robó el show por un minuto era algo extraordinario. 

Así siguió hasta que fue mi turno: Me llamo Speedy, antes trabajaba aquí y ahora... Ehm, no hago nada, bueno... Me levanto a las 2 y me duermo a las 4 y después voy a la U. 
Momento mágico. El silencio me pintó de rojo hasta que el líder de la mesa mató dos pájaros de un tiro, haciendo una broma para salvarme e incrementar su genialidad de liderazgo. 

Michael Scott hubiera concluido que la pureza del alma de un hombre honesto siempre ilumina hasta los caminos mas oscuros. Él es un idiota y siempre se equivoca. Lo correcto era haber formulado una mentira mediana y resaltar exageradamente todas mis cualidades buenas pero... Fui un paso más allá y tome un gran riesgo para hacer una diferencia. Es más probable que se acuerden de mi comentario que de los logros de Miltón Echeverría. 

Mi conclusión fue que los grandes proyectos son para las grandes personas y las grandes personas no alardean de cuanto han hecho, simplemente lo hacen con toda la disposición de su alma. Agradezco profundamente que traten de hacer los cambios que tanto necesita este país, pero no necesitamos saber que tan grandiosos son para hacer esos cambios.

Necesitamos cambios. Cambios diferentes y no cambios del montón... Pero qué se yo, no tengo grandes proyectos más que terminar de ver las 9 temporadas de The Office, quizás porque extraño mi oficina.