miércoles, 28 de mayo de 2014

Trabajo grupal, sentencia individual




— Vamos por el paso 4 pero estábamos pensando que como vino tarde, usted haga los pasos 6, 7, 8, 9 y 10 porque aquí ya casi terminamos. No sé, ¿qué piensa?

¿Sabés qué pienso en verdad? Que vos no sos rara, ni diferente, ni bipolar, ni especial a las demás que usan lentes, leen libros, toman café, fuman y se visten floreado. No sos la imagen de mojigata intelectual que vendes. Y; a tu gusto podré ser un misógino machista al decirte esto, pero no sos una diosa ni una rareza en un envase de 1.60 metros. Gran cosa tener un gato y comer pizza. Sos una más. Sos otra. Sos cualquiera. Sos la que sea.

Una mujer divina no se llamaría a sí misma de tal forma. La loca no gritaría a los 4 vientos que no está cuerda, es más, trataría la manera de ocultar hasta el último pelo de demencia para hacerle creer al mundo que su demencia es una mentira, aun cuando sus demonios la delaten. Una artista sabría que el artista nunca termina de formarse y que vestirse bien no es un don, es una cualidad adquirida a base de dinero y paciencia. Sos una más con indecisiones particulares, pasiones compartidas y amores imposibles. No te sintás especial, porque no lo sos.

Y vos, con los ojos clavados a la televisión en posición de pecador, no sos el elemento clave de tu equipo. No sos el hálito del goleador ni el desvelo del arquero o la preocupación del entrenador. Sos uno más. Sos cualquiera. Sos otro. Sos igual de idiota que la afición enemiga cuando tu ego te eleva junto a la masa ganadora. Y; me considerarás un imbécil, pero me parece ridícula la pasión desbordada con la que intentás pertenecer a algo, las ganas insacialbes por recibir merengue en tu culé, querer crema hasta que te quede rojo, ser hombre por mandato de 11 extraños sobre el pasto sintético. Sos uno más o uno menos, sos cualquier pendejo, sos un pendejo más. 



Y dejame decirte esto, pero tu novia, no es la mejor del mundo. Tu no novia no es la dama más sexy, hacendosa o la más cariñosa del planeta, a duras penas llega a señorita como para ser consideada una dama. Y tu novio. ¿Tu novio? tu novio es el mismo pendejo del que has estado huyendo toda tu infancia. Tu novio no es ni remotamente el hombre más guapo, fuerte o adinerado de este cuarto así que te agradecería enormemente si podés dejar de exagerar por él las hazañas cotidianas con las que se espanta las moscas en el trabajo. Problemas hasta Budha tiene.

¿Ustedes 2, saben algo? Ya dejen a la luna en paz por favor, ya no intenten de bajarla, en su lugar, mejor bájense de su nube y bótense a puro piedrazo con honda del pedestal en el que andan, porque ninguno de los 2 es extraordinario o fuera de lo común. Ninguno de los 2 es tan interesante y definitivamente ninguno de los 2 merece hacer sufrir a toda una audiencia colateral con sus malditas anécdotas en pareja. A nadie le importa si comieron, vieron, bebieron, viajaron, hicieron o fornicaron en cualquier lugar de cualquier día. Son la pareja más cotidiana, vulgar y clásica de aquí. Y si mi premonicion no me falla, ustedes son el espíritu reencarnado de otra relación muerta, sin futuro ni esperanza. ¿Qué esperan que surja de dos profesionales en construcción que embarran nuestra vista con momentos de lamiditas en público? ¿Qué objeto tiene desgarrarse el corazón diariamente frente a una pantalla insípida si en la intimidad no se cruzan ni media palabra? Y sin importar si se van amar o se van a odiar, por favor háganlo en privado, donde todos a los que nos importe un carajo, no los podamos ver y no es porque sea lindo o sea feo. Es porque necesitamos un respiro de su ternura tóxica... Y porque no nos importa si se mueren o se matan por amor.

Detesto este lugar. Espero que mi cara de asco y m rechinar de dientes no me delate. No venden alcohol ni hay música. Sólo 6 pantallas planas con un partido cualquiera y no hay jabón en el baño. Además, no basta con hacer proezas para soportar al grupo de imbéciles con el que trabajo, sino que quedé en un fuego cruzado, sin trincheras ni bunkers, entre el lider del grupo evangélico que sin descaro ni pena recita a todo pulmón un pasaje sangriento de la Biblia y los metaleros ateos indignados por tal aberración a la Libertad de Expresión en un lugar público.  

Con razón los verdaderos genios huyen de esta tierra o mueren en silencio.

— Sí, me parece bien. Ahí se los mando por correo.