viernes, 24 de abril de 2009

Mal Transmetrazo

Eran de aquellos días en los que me movía como la gente estándar, en camionetas, Transmetros, busitos y lo que quedara a pie...
Estaba yo todavía en 4to o 5to bachillerato o incluso y todavía tenía un poco la idea que usar playeras de grupos de rock y metal que primero las compraba y luego oía la música ("hardcore" que es uno) me iban hacer ver cool, grueso, marihuanero etc... con el tiempo me fui dando cuenta que hasta el lustrador y el brocha más cholero teníana playeras de Iron Maiden , de Mago de Oz y de Metallica por lo que decidí quedarme solo con la de AC/DC aunque ya está bastante hecha huevo.

Retomando la historia, iba yo con mis tradicionales zapatos sin cinta, mis bonitos y viejos 'jeans' que estaba usando ese mes (ahora solo los uso por suna semana, igual nadie se da cuenta y si sí creo que me pela, creo) y mi satánica playera de Helloween, que por cierto la perdí :'(.

Salí de mi casa, luego de un 'delicioso' almuerzo hecho con todo el esfuerzo por la empleada de la casa, caminé el recorrido que me hacía todos los días después del colegio si es que no pasaba a comer shucos por la Pepsi ,solo que al revés, hasta llegar a la gasolinera que ahora está cerrada.
Recuerdo que estaba de vacaciones y por eso no estoy seguro en que año fue, de igual forma me pareció que ese kilómetro se sentía menos yendo acompañado o fumando.

Por fin llegué a la estúpida estación que decía Metrosur, vine yo y saqué mi billete de a cinco quetzales, esperando que me hicieran cambio por 5 "palomas" pero no... la respuesta que obtuve fue algo así como: -aquí solo con fichas se puede. A lo que respondí: -aah... Pero y si no tengo? Inteligente respuesta: -Es que aquí lo importante es que usté traiga su sencillo cabal (mientras agitaba su mano para que la gente atrás mía pasara y yo me movía a un lado) -ah bueno, gracias. -Bueno colocho.

Fui al estúpido Metrosur a hacer sencillo. Fue más difiícil de lo que pensé, todos querían conservar sus palomas metidas... en sus cajas registradoras.

Volví a intentarlo, esta vez con éxito. Esperé 10, 15, 20, 22, 23 minutis hasta que el Transmetro llegó, antes había pasado otro pero estaba tan lleno que si hubiera tenido que cruzar abruptamente hubiera dado vuelta. "bueno" pensé mientras me subía y empezaba a sentir un olor fuerte a pesar de haber poca gente en 'la unidad de transporte'. La visión que tuve fue una imagen pos-modernista, gris pero "bella", como esos rompecabezas de cielo nublado, pero que mantienen su belleza.

A todo esto se preguntarán que a dónde iba, bueno, a un estudio de música que queda por Esquipulitas que ahorita no recuerdo el nombre ¿la razón? íbamos a participar en una especie de "batalla de bandas" (qua ya no se pudo por el bataquero, harina de otro costal) y teníamos que arreglar algunos asuntos de papeleo.

Ya iba por los Pops, ya con un poco más de gente, ya empezando a sentirme apretado y asfixiado por la clase obrera, esperando que se abriera la puerta para poder salir. Como estaba al otro lado del que la puerta se abría tenía que atravesar una pared de gente egoísta y sorda para poder llegar hasta el otro extremo transversal del "gusano". Por mi poca masa corporal y los factores anteriores no me pude abrir paso y la gente de la estación ya estaba empezando a entrar, "damn", ya lo iba logrando cuaaando de repenete "tá!" tremendo vergazo el que alguien me metió con su codo solo para poder pasar, agarrándome la cabbeza, haciéndome el fuerte y retorciéndome por adentro olvidé seguir luchando para poder salir, por lo que el cultural transporte público siguió su recorrido.

Llegué al Trébol y pensando en bajarme en la misma estación, pero en el otro carril abordé el primer Transmetro que pude, que ya por la hora estaban empezando a llenarse más rapidamente.

Al fin, llegué a los helados Pops, me eché otra potreada hasta encontrar la casa. Hice mis trámites y salí a repetir el proceso.

Llegué a la estación, con mis últimos 2 quetzales creo y me fui, contento porque ya iba de regreso a mi casa. Llegando a la estación de Metrosur, por estar tan lleno el Transmetro de mierda siguió de largo, hasta llegar al Gentrac o no sé como es que le llaman. Ahi la cosa sí estaba aún más fea: la gente sospechosa, los brochas, el paísaje, la construcción gris, la soledad, mi eclular y las llamadas de mi papá... todo el tiempo y el espacio en ese momento en ese lugar.

Hablé con uno de la PMT y me dijo que no tenía que pagar otra vez, "que suerte porque me estoy quedando si dinero" empecé a caminar, yendo hacía donde yo creía correcto. Volví a subrime a la porquería esa, con un folder en la mano que me habían dado en el estudio.

Ya al estar cerca de Metrosur me voy parando, emocionado, esperando que se abran las puertas, listo para que yo saliera y pasara a ser molécula de la ciudad pero quee si cuando voy sintiendo, ese Transmetro solo paraba en el Trébol... En un ataque de ira, enojo, desesperación hice un espectáculo: tiré el folder, maldije, lo arrgué, casi me caigo por el frenazo y todo mientras el estúoido Transmetro seguía avanzando hacía el Trébol... Llamé a mi mamá para contarle, para desahogarme y para que la gente que estaba ahi dijera "aww... porbrecito, se equivocó"

Llegué al Trébol una vez más, ya un poco más oscuro y enojado, las luces ya encnendidas, el escándalo de estudiantes de colegios privados sencillos y de gente trabajadora no-profesional hacía sentir su presencia.

Me encaramé oootra vez, gastando mi último quetzal porque resulta que en Gentrac si tenía que pagar.
Me fijé bien que el siguiente que fuera a tomar sí me llevara a donde quería. Esperé y como al tercer Transmetro me subí, porque era el menos congestionado.

"Metrosur" al fin, solo me quedaba caminar el kilómetro de regreso a mi casa, camino, llego a mi casa y me encuentro con mi mamá que me dice "aww... pobre mijo, me hubieras dicho te hubiera ido a traer por ahi en el camino"

Por eso a veces cuando voy en el tráfico espeso, pienso que es mejor eso, con mi airecito, mi música y mi agua que ir en un Transmetro que aunque es mucho mas barato que ir en carro, es mas decepcionante