domingo, 1 de abril de 2012

Todos tienen razón

Mark Sandman fue el vocalista y bajista de Morpine hasta que murió por un paro cardíaco sobre el escenario en un pequeño bar, frente a cientos de espectadores.

GG Allin, fue el vocalista de su banda hasta que murió una noche de fiesta en Nueva York por una sobredosis de heroína. Su verdadero nombre era el de "Jesus Christ", luego empezaron a llamarle "Je Je" y por eso se le conoce como GG.
Es probable que Cheap Trick, Jetrho Tull, INXS o Pitbull hayan dado excelentes conciertos, pero ninguno era tan espectacular como el show de Jesus Christ. De no ser por un collar negro, tipo punk, hubiera quedado completamente desnudo, sin embargo, la experiencia visual, auditiva, olfativa y sensorial de GG era completada cuando defecaba en el escenario y lanzaba restos de materia fecal hacia el público antes de embarrárselo por todo el cuerpo.

La sangre del hijo de un finquero se convirtió un tercio roja, un tercio negra y un tercio amarilla desde el día que puso un pie en Alemania hace 9 años. Él afirma que no hay mejores mierdas que las que produce Alemania. Seguramente está en lo cierto en muchas cosas, no en todas.

Baldizón, aquel experto en sacar chivos durante los debates, aquel mismo en quien enfocamos toda nuestro odio inspirado por los medios en tiempos de elecciones presidenciales, creía en... Algo y logró vendernos ese algo casi de forma exitosa.

La señora de la limpieza, el bolo de los tacos, el mesero del restaurante, el ama de casa, el gamer sin vida, la feisbuquera y el tumulto de personas que sobramos en este mundo, vivimos y creemos en algo.

Nadie puede vivir sin tener razón. Todos tienen [alguna] razón. Nadie opinaría si sabe que está equivocado. Que cada quien viva como quiera y como pueda.