martes, 17 de enero de 2012

Hoy no

Iban los 2 hermanos en el hatchback burbujita platicando sobre cosas triviales, sobe lo estúpido que eran los valores porque a los culos al final, les pela si uno es culto o caballeroso y otras banalidades que ameritaba la situación.

Era un domingo de hueva como cualquier otro domingo, la única diferencia era en ese preciso momento un militar ex-genocida, o mejor dicho, un supuesto ex-militar genocida disfrutaba de las mieles del poder, dando su discurso a todo pulmón en la Mega Frater. 

Pudo haber sido un domingo excepcional mente malo, si el Hyundai Accent hubiera pasado el semáforo en rojo un segundo antes, o un segundo después, golpeando a la pequeña burbujita plateada que atravesaba la calle en ese preciso momento. Pero no.

El universo no se detuvo y todo siguió como si nada.